martes, 14 de junio de 2016

El duelo en los niños

Este miércoles he impartido una formación acerca del manejo del duelo en niños en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Por este motivo, hoy os escribo para compartir con vosotros parte de los contenidos que allí trabajamos.

A veces pensamos que los niños "no se dan cuenta" de las cosas que suceden a su alrededor y que, cuántas menos cosas les contemos, menos sufrirán. Sin embargo, la realidad es bastante diferente...

Cuando los niños no tienen información real de lo que está sucediendo, su cerebro imagina qué puede estar pasando para que mamá esté más triste o hable menos de lo normal. Y las explicaciones que se dan los niños a estas cuestiones suelen ser bastante culpabilizadoras.

Por ejemplo, recuerdo el caso de un niño al que le había fallecido su abuelo y su familia le dijo que su abuelo se había ido. Este niño no entendió que su abuelo se había muerto, sino que se había marchado de viaje y que, por tanto, volvería algún día. Por este motivo, no se preocupó demasiado. Sin embargo, su mamá estaba muy triste, apenas jugaba con él como solía hacer antes y él no era capaz de entender porqué.

Su cabeza empezó a pensar que algo le tenía que haber hecho él a su mamá y, por ese motivo, ella estaba enfadada con él. Sin embargo, el enfado de su madre duró semanas... y luego meses. Y este niño pensó que su madre había dejado de quererle.

Como podéis imaginaros, la realidad es que su mamá intentaba seguir estando presente para su hijo, haciendo las cosas lo mejor que podía; pero estaba claro que algo había cambiado en ella debido al dolor que sentía por el fallecimiento de su padre. Y este hecho era perfectamente comprensible para todo el mundo, excepto para su hijo: la única persona que no sabía lo que realmente estaba ocurriendo.

Casos como éste nos recuerdan que es muy importante que los niños reciban una información realista de lo que sucede, incluyendo la muerte de sus seres queridos, por muy duro que pueda resultarnos a todos. Además, es importante que dicha información esté adaptada a lo que pueden entender en función de su edad y grado de comprensión.