martes, 24 de septiembre de 2013

"Yo mataré monstruos por ti"

Todas las personas tenemos miedos. El miedo es una emoción normal en nuestra vida, e incluso, necesaria y puede aparecer ante cualquier tipo de estímulo, ya sea real o imaginario.
Tener miedo cumple una función adaptativa, debido a que provoca que nos comportemos de una manera segura. Por ejemplo, si ante nosotros aparece un tigre, lo normal es tenerle miedo e intentar escapar para seguir con vida. Si no nos provocase esta emoción, estaríamos poniéndonos en peligro vital.
A lo largo de nuestra vida, los miedos pueden ir variando, siendo mayores, en la mayoría de los casos, en la infancia y decreciendo a medida que nos hacemos mayores.


Aprender a hacer frente a estos miedos es muy importante para nuestro desarrollo. Y aquí viene la cuestión, ¿buscaremos a alguien a nuestro lado que ahuyente esos monstruos o aprenderemos nosotros mismos a ahuyentarlos?

Esta semana he leído en internet esta frase “Yo mataré monstruos por ti” y, en base a los comentarios, las personas parecían muy satisfechas con tener a alguien que lo hiciese por ellas. Este hecho me sorprendió bastante y me hizo plantearme lo poco que se valora la independencia y el poder hacerles frente uno mismo. 
Quizás la opción ideal sea poder decidir cuándo uno quiere que alguien solucione sus problemas y cuando uno lo va a hacer por sí mismo. Sin embargo, para poder tener esta libertad de elección, tenemos que tener ciertas habilidades que nos permitan hacerlo. Al fin y al cabo, esos recursos son los que nos hacen personas capaces de hacer frente a las adversidades del mejor modo posible.

Por tanto, me parece que junto a esa frase, debe ir también esta otra “Yo te enseñaré a matar tus propios monstruos”.

martes, 17 de septiembre de 2013

¿Te cuento un cuento?

"Érase una vez" suelen ser las palabras mágicas que nos transportan a los cuentos. 
Un cuento puede ser un medio fantástico para aprender cosas nuevas de una forma lúdica y entrenida. Suele ser más sencillo para nosotros entender algo que nos ocurre si los protagonistas son unos divertidos y entrañables personajes a los que les suceden mil y una peripecias.
Por ello, los cuentos se convierten en unos excelentes transmisores de valores o creencias, derribando las barreras que podamos tener y haciendo que nos introduzcamos fácilmente en su entretenido mundo de dragones, brujas, encantamientos...

Recientemente, he leído un cuento de Rudyard Kipling, titulado The Elephant´s Child. El cuento trata de un pequeño elefante que tiene una curiosidad insaciable y siempre está haciendo preguntas. El pequeño elefante se pregunta qué comen los cocodrilos para cenar y cada vez que traslada esta inquietud a alguna persona, el pobre elefante recibe como respuesta la violencia por parte de los otros.
Sin embargo, lejos de perder su "insaciable curiodad", el elefantito hace despliegue de todo su ingenio para descubrir aquello que tanto le interesa. Y finalmente lo descubre.
Una de las moralejas que se pueden obtener de este bonito relato es que debes luchar para descubrir aquello que quieres y que, si de verdad lo deseas, quizás puedas conseguirlo.

Vía/Bellelune

Os dejo aquí el enlace del cuento para que podáis leerlo. Es verdaderamente bonito. 

Y os traslado una pregunta, ¿qué otra moraleja podemos extraer de este cuento? Animaros a descubrirlo y seguir esa insaciable curiosidad que todos llevamos dentro.

Este post va dedicado a Mariana, por devolverme las ganas de leer en inglés con sus preciosos cuentos.

martes, 10 de septiembre de 2013

¿Cuándo acudir a un Psicólogo Clínico?

En ocasiones las personas nos encontramos mal, estamos preocupados por lo que nos sucede, nos cuesta dormir y pensar con claridad...  En estos momentos, a veces puede resultar complicado encontrar una solución por uno mismo, por lo que puede ser de ayuda acudir a un psicólogo.

Un psicólogo nos puede ayudar a entender qué nos está ocurriendo, cómo influye en nuestra vida todo aquello que nos rodea en cómo actuamos, cómo pensamos y cómo nos sentimos. También puede enseñarnos cómo superar sucesos traumáticos (como un duelo, un accidente de tráfico, un desastre medioambiental...) que nos han ocurrido en nuestra vida y que nos afectan a la hora de afrontar nuestro día a día. 

 
Foto por cortesía de Mario Otero

Algunas de las situaciones en las que puede ser de utilidad pedir una consulta psicológica son las siguientes:
  • Sentirse triste y sin ganas de hacer cosas con las que antes sí nos divertíamos.
  • Estar muy preocupado por algún problema que no nos deja dormir.
  • Miedo a hacer frente a la vida cotidiana.
  • Miedo a viajar en avión.
  • Si tu hijo es muy tímido o tiene un comportamiento muy disruptivo.
  • Las dificultades en el ámbito de la sexualidad.
  • Si tienes alguna enfermedad de base, que está afectando de forma considerable a tu día a día.
  • Tener un trastorno alimentario.
  • Si tienes problemas de pareja.
  • Etc...

lunes, 2 de septiembre de 2013

¿Qué es la Psicología Clínica?

¡Buenas tardes a todos! Para empezar por el principio voy a explicaros qué es un psicólogo clínico: un Psicólogo Clínico es una persona licenciada en Psicología que se especializa posteriormente en Psicología Clínica. Actualmente, la única forma de ser especialista en Psicología Clínica es mediante la formación vía PIR (Psicólogo Interno Residente).

El psicólogo clínico está capacitado para ejercitar con eficacia las tareas propias de evaluación, diagnóstico, psicoterapia y procedimientos de intervención y tratamiento psicológicos, tanto a nivel individual, de pareja, familiar, grupal y comunitario (BOE, 2009). 


Para la Psicología Clínica influyen, tanto en la salud como en la enfermedad, diversos factores psicológicos, sociales y biológicos. Por ello, es importante que tratemos de comprender qué es lo que nos está pasando y busquemos ayuda de un especialista para que pueda orientarnos e iniciar un tratamiento si fuese necesario.