martes, 30 de junio de 2015

Señales de alarma del síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger suele detectarse porque los padres empiezan a sospechar que su hijo es diferente a los demás niños. Es muy común que estas sospechas no aparezcan antes de los 3 años. Sin embargo, la edad a la que suelen recibir el diagnóstico suele ser cuando ya tienen unos 10 años aproximadamente.


Algunos de los signos de alarma que indican a los padres que su hijo es distinto de los demás son los siguientes: 
  • La hipersensibilidad a algunas texturas o sonidos.
  • Especial apego hacia algunos juguetes.
  • Emplea un vocabulario demasiado avanzado o poco apropiado para su edad.
  • Le cuesta tolerar que se altere la rutina diaria.
  • Tendencia a hablar sobre temas específicos que son de interés.
  • Dificultad para mostrar empatía hacia los demás.
  • Pueden mostrar ciertas habilidades sorprendentes en determinadas áreas como por ejemplo recordar listas muy largas de objetos que le interesan especialmente.
  • Dificultad para entender los dobles sentidos o las frases hechas.
  • Suele preferir jugar solo en vez de con otros niños.

La detección temprana del síndrome de Asperger es muy importante. Poder realizar una intervención lo antes posible sobre las dificultades que tienen estos niños  ayuda a reducir la incertidumbre de los padres, permite que puedan comprender las dificultades de su hijo y que aprendan cómo deben comportarse con él y cómo deben educarle.

martes, 23 de junio de 2015

El síndrome de Asperger

Hans Asperger fue un pediatra que publicó un artículo acerca de lo que él denominó el Síndrome de Asperger, en el que describía a un grupo de niños con características similares muy peculiares que él no había visto antes. Los síntomas que había observado eran los siguientes: 
  • Eran chicos que vivían en un "mundo aparte".
  • Su forma de relacionarse con las demás personas era extraña. 
  • Tenían un vocabulario extenso y su discurso era fluido, aunque solían relacionarse mediante monólogos y no con intercambios conversacionales.
  • Tenían una pobre comunicación no verbal.
  • Se caracterizaban por tener unos intereses muy peculiares, como por ejemplo coleccionar determinados objetos.
  • Su coordinación motriz y organización del movimiento eran generalmente pobres.

Actualmente, a las personas que padecen este trastorno se las clasifica dentro del grupo de los trastornos del espectro autista, según los manuales diagnósticos psiquiátricos actuales. Estos trastornos se caracterizan por los siguientes síntomas:
  • Déficits persistentes en la comunicación y en la interacción social en diversos contextos.
  • Patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidas y repetitivas.
  • Los síntomas deben estar presentes en la primera infancia.
  • Estos síntomas limitan el funcionamiento cotidiano.
En la entrada del próximo martes continuaremos hablando sobre este tema.¡Os espero!

martes, 16 de junio de 2015

Frederick

Todos los seres humanos somos similares en algunos aspectos, pero la realidad es que cada persona es diferente de las demás. Cada uno de nosotros es especial y no existe una copia exacta de nosotros mismos.

De hecho, son estas diferencias las que nos hacen interesantes. Si a todos nos gustasen las mismas cosas, como por ejemplo si todos amásemos la carpintería, todos querríamos aprender este oficio y nadie querría ser médico, fontanero o músico, lo cuál podría suponer un problema para la sociedad.

Por otra parte, seguramente hemos oído que es bueno mostrarnos tal cuál somos y no comportarnos como hacen otras personas, debido a que por mucho que lo intentemos, nunca vamos a gustar y a caer bien a todo el mundo. 


Uno de los libros que os recomiendo para poder trabajar con los niños la importancia de ser nosotros mismos es el de Fréderick. Su autor es Leo Lionni y está publicado en la editorial Kalandraka.

El argumento trata sobre la vida de unos ratoncitos que están recolectando provisiones para sobrevivir durante el invierno. Todos colaboran menos uno de ellos, Frederick. Él está recolectando palabras y colores para ayudar al resto de los ratoncitos a soportar la crudeza del invierno con sus poesías. Al final del cuento podemos ver como todos aceptan a Fréderick tal y como es, a pesar de que sea diferente a los demás.

Además de ser una historia muy interesante para poder trabajar la importancia de aceptar a los demás tal y como son, el libro tiene unas maravillosas ilustraciones a color, como la que aparece en la fotografía, que lo hacen más especial aún.

martes, 9 de junio de 2015

¡Cerrado por vacaciones!

Disfrutad de la semana y nos vemos para el martes que viene con una nueva entrada en el blog.


¡Os espero!

martes, 2 de junio de 2015

"Con la mejor intención"

En nuestra vida cotidiana, existen determinadas circunstancias que pueden causarnos estrés a los adultos, pero es importante saber que, probablemente, también se lo pueden provocar a nuestros hijos. Por ello, en muchas ocasiones, intentamos protegerlos de ese malestar emocional que nosotros sentimos, tratando de evitar que se enteren de las cosas o explicándoselas muy por encima, para que "no piensen mucho en ellas". Como ya decía Oscar Wilde, "con las mejores intenciones se obtienen, la mayoría de las veces, los peores resultados".

La realidad es que a día de hoy sabemos que es muy importante dar información a los niños acerca de las cuestiones importantes que nos suceden. Eso sí, la explicación que tenemos que darles debe ajustarse a su edad y nivel de comprensión. También es importante saber que tampoco necesitamos contárselo todo, debido a que nuestro objetivo es que el niño tenga una explicación de lo que ocurre y no se preocupe más de lo necesario por ello, no que se convierta en nuestro confidente, algo que sería negativo para su salud mental. 


Con la mejor intención, cuentos para comprender lo que sienten los niños es el título de otro de mis libros favoritos para poder trabajar en la consulta problemas que pueden surgir con bastante frecuencia en nuestras vidas. Algunos de los temas que se tratan son: la separación de los padres, el nacimiento de un hermanito, el fallecimiento de un ser querido u otros problemas clínicos como los trastornos de ansiedad o las agresiones que un niño puede sufrir en el colegio por parte de sus compañeros.

Este libro fue escrito por Marisol Ampudia, una psicóloga clínica que  trabaja en el Hospital Universitario Vall d´Hebron (Barcelona) y ha sido recomendado por numerosas revistas del campo de la Psicología para poder ayudar a los padres a afrontar problemas que pueden aparecer en el día a día, para evitar que se produzcan dificultades a posteriori.

Además, el formato en el que se presenta el libro me parece muy adecuado, debido a que explica cada uno de estos problemas ejemplificándolo con un cuento adaptado al nivel de comprensión de cualquier lector, de manera que resulta muy didáctico y sencillo de leer.
Fuente: Ampudia, M. (2010). Con la mejor intención. Cuentos para comprender lo que sienten los niños. Barcelona: Herder Editorial.